Combustión

Cómo funciona un motor de tractor

Los tractores son los caballos de batalla de la agricultura moderna y por una buena razón: son potentes, versátiles y duraderos. El corazón y el alma de estas máquinas legendarias es, por supuesto, el motor, y con el tiempo los diseñadores han reemplazado las impredecibles y peligrosas máquinas de vapor por motores de combustión interna que son mucho más potentes, eficientes y confiables. Pero, como trabajan? ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

Breve historia de los motores de los tractores

Cuando se desarrollaron los tractores, utilizaron enormes máquinas de vapor que eran notoriamente poco confiables y difíciles de mantener. Estos se eliminaron gradualmente a principios del siglo XX y se reemplazaron por motores de combustión interna que eran más compactos pero aún potentes y funcionaban con una variedad de combustibles que incluyen queroseno, etanol y gasolina. En la década de 1960, muchos de estos motores se eliminaron gradualmente a favor de motores de combustión interna más eficientes que funcionaban con diésel y, hoy en día, con biodiesel.

Cómo funcionan los motores de tractor

Los motores diesel se han convertido en la potencia predominante detrás de los tractores modernos porque tienen la mayor eficiencia térmica de cualquier motor de combustión interna o externa, gracias a su relación de compresión extremadamente alta. A diferencia de los motores de gasolina, los motores diesel de los tractores usan aire caliente altamente comprimido para encender el combustible en lugar de las bujías.

Una vez que el aire ingresa a la cámara de combustión, se comprime a 580 libras por pulgada cuadrada (PSI), lo que calienta el aire a una temperatura de 1022 ËšF (550ËšC). En este punto, el combustible se inyecta en la cámara de combustión utilizando un inyector que dispersa las pequeñas gotas de combustible de manera uniforme en toda la cámara. Estas pequeñas gotas de combustible diesel se vaporizan cuando entran en contacto con el aire caliente y comprimido, lo que provoca una rápida expansión de los gases de combustión que impulsan los pistones del motor hacia abajo, creando una potencia que hace girar el cigüeñal del tractor.

Donde va el poder

Los motores de los tractores generan una enorme cantidad de potencia, desde 18 hasta 575 caballos de fuerza o más. Pero esa potencia hace mucho más que simplemente mover las ruedas del tractor. Una de las razones por las cuales las ventas de tractores continúan aumentando en todo el mundo es que estas máquinas son tan versátiles, gracias a su capacidad de transferir la potencia de sus motores masivos. Esta potencia se puede aprovechar para operar equipos estacionarios utilizando PTO o sistemas de toma de fuerza e incluso se puede utilizar para suministrar fluido hidráulico y energía eléctrica a los accesorios del tractor que se empujan hacia atrás o al costado del tractor, como cortacéspedes, hileradoras, empacadoras y arados.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar